Una buena razón para seguir agregándole más chiles a tus platos

Un estudio de 7 años entre adultos en China relaciona el consumo regular de alimentos picantes, como los chiles, con un riesgo de muerte reducido en un 14%.

Las personas que piden un toque extra en su curry también podrían estar añadiendo años a su vida, de acuerdo con este estudio a gran escala que vinculó el consumo frecuente de comida picante con la longevidad.

Los investigadores que examinaron las dietas de casi 500.000 personas en China durante siete años, registraron que aquellos que comieron comidas picantes uno o dos días a la semana tuvieron una reducción del 10% en el riesgo de muerte comparado con aquellos que comieron tales comidas menos de una vez a la semana. El riesgo fue 14% menor para aquellos quienes comieron alimentos picantes entre tres y siete días a la semana.


Banner Enciclopedia de Chiles


Dado que el estudio, publicado en la BMJ (Revista Médica Británica por sus siglas en inglés) el martes, fue observacional, no se pudieron sacar conclusiones sobre causa y efecto, pero el equipo de autores internacionales, liderado por investigadores de la Academia China de Ciencias Médicas, sugirió que una mayor investigación podría llevar a actualizar las recomendaciones dietéticas. Los expertos advirtieron que el estudio no proporcionó evidencia para “provocar un cambio en la dieta”.

En un editorial que acompaña la investigación, Nita Forouhi, de la Universidad de Cambridge, dijo que ya ha habido sugerencias de muchos beneficios potenciales del chile y su compuesto bioactivo la capsaicina; estos incluyen propiedades antioxidantes, anti-inflamatorias y anti-cancerígenas. Los científicos también han observado los beneficios para la microbiota intestinal y los efectos contra la obesidad del chile. “Se necesitan investigaciones futuras para establecer si el consumo de alimentos picantes tiene el potencial para mejorar la salud y reducir la mortalidad directamente, o si es meramente un marcador de otros factores dietéticos y de estilo de vida.”

El estudio involucró personas con edades de entre 35 y 79 años provenientes de 10 áreas geográficamente diversas en toda China. La investigación se realizó de 2004 a 2008. Durante un seguimiento medio de 7.2 años hubo 20,224 muertes. Se excluyeron los participantes con un historial de enfermedad grave, y se tomaron en cuenta factores tales como edad, estado civil, educación, actividad física, historia familiar y dieta general.

A los participantes en el estudio se les preguntó sobre el tipo de alimentos picantes que comían y con cuanta frecuencia los consumían. El chile, entre los alimentos picantes más populares que se comen en China, fue la especia más comúnmente usada observada en las respuestas. Sin embargo, los autores señalaron que el uso de otros tipos de especias generalmente aumentó con el del chile.

Un análisis más detallado mostró que aquellos quienes consumieron chile fresco, a diferencia del seco, tendieron a tener un riesgo menor de muerte por cáncer, enfermedad cardíaca isquémica y diabetes.

Chile Carolina Reaper

Chile Carolina Reaper – uno de los más picantes

Kevin McConway, profesor de estadística aplicada en la Open University, advirtió sobre interpretar demasiado los resultados. “Tal vez esto es algo en la forma en la que se usan las especias en la cocina china, o [está] relacionado con otras cosas que las personas comen o beben con los alimentos picantes. Tal vez tiene algo que ver con el tipo de personas, en China, quienes tienden a comer más comida picante.

“La población china que estudiaron es diferente de la población en Gran Bretaña, en términos de prácticas de cocina, relaciones sociales, sistemas de cuidado de la salud, genética y mucho más, aunque la relación entre comer comida picante y una tasa de muerte más baja fue aparente realmente solo en personas que no bebieron alcohol en lo absoluto.”