Amamos esta receta porque es simple, rápida y queda deliciosa. Si tenés los garbanzos remojados o usás garbanzos en lata, podés tener toda la comida en un ratito mientras hacés otra cosa. Mi recomendación general es tener siempre uno o dos tipos de legumbre en el freezer.

El fin de semana podés remojar y cocinar una buena cantidad y separar y freezar en partes para poder cocinar durante la semana. Los básicos en casa son los porotos negros y los garbanzos por su versatilidad.

En total el tiempo que lleva preparar esta receta es de 45 minutos aproximadamente.

Vas a necesitar:

  • 2 latas de garbanzos remojados
  • 2 cucharaditas de garam masala
  • 2 cucharaditas de comino molido
  • 2 cucharaditas de cilantro molido
  • 20 gr de aceite o ghee
  • 1 cebolla picada chiquita
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de cúrcuma
  • 1 cucharada de jengibre fresco rallado
  • 1 lata de tomates perita triturados
  • Media taza de té de leche de coco
  • Cilantro fresco picado
  • sal y pimienta a gusto
  • chile (el que más te guste o el que haya dado tu planta) a gusto

Preparación

  1. Empezá poniendo agua hervir para el arroz que normalmente acompaña estos platos. Así vas ahorrando tiempo. Mientras cortás la cebolla en pedazos chiquitos. Las personas vagas como yo a veces usan el accesorio de la procesadora de mano porque acá no importa mucho la forma. No va a afectar el producto final en gran medida. Lo que cambia es que la cebolla pierde bastante agua antes de llegar a la cacerola. Probá y fíjate qué te resulta mejor. No necesitás dejar la cebolla super chiquita porque se va a cocinar bastante, pero sí lo suficiente para que no quede crujiendo cuando lo sirvas.
  2. En una cacerola poné el ghee o aceite y freí el garam masala, el comino y el cilantro molidos y a fuego bajo. Una vez dorados, agregá la debolla picada, el jengibre, los ajos, el chile y la curcuma. Los ajos podés ponerlos enteros y después retirarlos como hago yo, o podés ponerlos chiquitos. Esto es como te guste a vos. A fuego bajo, esto lleva 10-15 minutos.
  3. Ahora que la cebolla aflojó, agregá la lata de tomates triturados y los garbanzos escurridos. Ahora cociná hasta que el tomate esté listo. Los garbanzos ya están listos así que es solamente eso. Yo le calculo 20 minutos así que una vez que agregues los garbanzos y el tomate, poné el arroz en el agua que habías dejado para hervir antes. Mientras poné la mesa y armá una ensalada (mirá esta por ejemplo).
  4. Una vez que el tomate esté listo, agregá la leche de coco y revolvé para que tome temperatura. Cuando esté calentito, ponele el cilantro picado, colá el arroz y serví todo en una fuente. ¡Listo!