Receta para una deliciosa crema de manteca de maní casera

Es muy probable que el Pindakaas (literalmente: queso de maní) o crema de maní provenga de Suriname, que ya fue mencionado en 1783 en el diccionario de C.L. Schumann como “Pinda-Käse”, una traducción del plato “pinda-dokunnu”, del actual Sranan “pindadokun”. Sin embargo al comienzo pindadokun tenía otra estructura que la crema de maní untable que luego se conoció por todo el mundo. Al comienzo era un bloque de maní prensado del cual se cortaban fetas, como se suele hacer con el queso.

Ingredientes

  • 1 kilo maní no tostado
  • 1 cucharada de aceite
  • 1-2 chiles habaneros u otros relativamente picantes
  • Sal y pimienta a gusto

Indicaciones

  1. Primero, asegurate de distribuir bien el maní sobre una fuente de horno (sin que haya mucho maní acumulado en un lugar). Poné sal arriba.
  2. Prendé el horno a máximo y poné la fuente. Dejalo hasta que se dore el maní y se vea un poco aceitoso. Removelo cada 10 minutos para asugarar que también se dore el maní que quedó más arriba. Este paso depende un poco de la potencia de tu horno, pero en mi casa lleva más o menos 25-30 minutos.
  3. Sacá la fuente y dejá enfriar el maní. Esto lleva por lo menos 30-45 minutos. Hay que dejarlo enfriar antes de molerlo para que sea crocante, sino se volverá muy pastoso y medio insulso.
  4. Pasalo por una procesadora potente de a poco (no todo el kilo de una vez) junto con los picantes, hasta que se convierta en una pasta. Lleva su tiempo (10-15 minutos). Al final, agregá una cucharada de aceite de girasol y procesalo un poco más.
  5. Al terminar pasalo a algunos recipientes con tapa. Se puede guardar en la heladera durante 2-3 meses.

Muy rico en pan con manteca y para hacer salsas de maní para acompañar comidas asiáticas.

Caption

El maní crece bajo la tierra como forúnculos en las raíces de la planta