Mucha gente piensa que el chile chipotle es una variedad de chile, pero no lo es. La mejor forma de describir estos chiles es de jalapeños ahumados. A continuación les daremos los pasos para preparar tus propios chiles chipotle:

1 de 5

Elección de los Jalapeños

Existen varias formas de preparar chipotles, pero primero, debes empezar con unos chiles jalapeños bien maduros. Trata de buscar jalapeños que estén firmes sin partes blandas.

Chiles Jalapeño Rojos

Chiles Jalapeño Rojos

Deben tener un buen color rojo brillante sin tallos flojos (una indicación de que ya pasó demasiado tiempo desde que fueron cortados). Cuanto más frescos estén los chiles mejor será el resultado.

Advertencia:
Independientemente de cómo prepares los chipotles, tendrás que manipular mucho los chiles. Esto significa que hay que ser muy cuidadoso al tocar áreas sensibles como tus ojos. Recomendamos firmemente que compres unos guantes desechables para manipular alimentos antes de empezar este proyecto.

2 de 5

Preparación de los Jalapeños

Los jalapeños se deben lavar y secar cuidadosamente antes de empezarlos a ahumar. Este es un buen momento para volver a revisar que no tengan manchas ni partes blandas.

Chiles Jalapeño Asados para chipotle

Chiles Jalapeño Asados para chipotle

Puedes ahumar los jalapeños tal como están ahora. Se puede reducir el tiempo total de secado, cortando la parte superior y abriendo los chiles. Esto permite que el humo entre y salga de los jalapeños, absorbiendo más el sabor ahumado. Al abrir los chiles la humedad sale y se acelera el tiempo de secado.

Al retirar la membrana y las semillas del interior de los jalapeños se reduce el picor. Si quieres chiles más picantes, déjalos intactos, solo hay que tener cuidado al manipularlos para que las semillas no se desprendan.

3 de 5

Ahumado de los Jalapeños

Por supuesto, el ingrediente más importante para los chipotles es el ahumado. Para esto querrás usar una madera relativamente suave. Las maderas frutales son excelentes al igual que la pacana, el roble y el nogal (la tradicional madera mexicana). Asegúrate de tener una buena reserva porque cuanto más se ahúmen los chiles, mejores chipotles obtendrás.

Se necesitan aproximadamente 48 horas de calor seco para secar un lote de chiles chipotles. Pocas personas quieren pasar tanto tiempo ahumándolos, así es que se podría considerar pasarlos a otro aparato para completar el proceso de secado.

Puedes usar un deshidratador de alimentos o un horno. De cualquier forma, necesitas mucho tiempo para ahumar los chiles con anticipación. Normalmente se enciende el ahumador temprano por la mañana y se ponen los jalapeños a ahumar tan temprano como sea posible. Generalmente, se mantienen en el ahumador durante aproximadamente 16 horas.

Asegúrate de que el ahumador esté muy limpio. Los restos de la grasa que gotea dentro del aparato influenciará negativamente el sabor de los chipotles.

El truco al ahumar los chipotles es evitar cocinarlos. Mantenga el fuego humeante pero bajo. Lo ideal es mantener una temperatura baja mientras se sigue produciendo humo.

Mueve los chiles lo mínimo posible, pero dependiendo de tu ahumador, puedes necesitar rotarlos para mantener un calentamiento uniforme.

4 of 5

Jalapeños Ahumados

A medida que los jalapeños se ahúman, empezarán a volverse casi negros y a secarse tornándose correosos al tacto. Dependiendo de por cuanto tiempo ahúme los jalapeños, pueden estar casi listos o necesitar más tiempo para secarse por completo.

Chiles Chipotle

Chiles Chipotle

Se busca que los chipotles se sequen para que duren sin perder su sabor. Los chipotles que no estén completamente secos, con el tiempo, perderán el sabor ahumado y necesitarán ser refrigerados o congelados para conservarlos.

Hay algunas opciones para terminar el proceso de secado. Si vives en un clima cálido y seco, puedes ponerlos al sol. Colócalos sobre rejillas para permitir el flujo de aire alrededor de los chipotles.
Se puede usar un deshidratador de alimentos para secar los chiles. Aunque esto tiene una desventaja. El ahumado de los chipotles se impregnará en las superficies del deshidratador, dejándolo con un sabor ahumado durante días, o incluso meses.

Por último, puedes terminar los chipotles en el horno. Esto hará que tu casa tenga un aroma a ahumado durante un día o dos, pero no será tan terrible. Ajusta el horno a una temperatura muy baja (inferior a 95 grados Celsius) y distribuya los chipotles sobre rejillas para hornear. No los coloques en bandejas para hornear, ya que esto impedirá el proceso de secado.

Seca los chipotles hasta que estén completamente crocantes.

5 de 5

Uso de los Chipotles

Guarda los chipotles en un lugar fresco y seco. Puedes rehidratar los chipotles colocándolos en agua tibia durante una hora. Esto hará que sea más fácil cortarlos y añadirlos a sus recetas favoritas.
Alternativamente, puedes moler los chipotles secos para hacer polvo de chile chipotle.

Este es un condimento excelente para cualquier plato al cual desee agregarle un toque ahumado y picante también.

Lo fabuloso de los chipotles es que puedes añadir el sabor ahumado a prácticamente cualquier cosa sin tener que encender el ahumador.

Si quieres lograr una salsa para pastas con un toque ahumado, solo hay que añadir un poco de chipotle.