Recoger y almacenar semillas es económico y una excelente manera de continuar la propagación de una planta difícil de encontrar. En otras ocasiones escribimos una guía específica de cómo guardar semillas de chile; en este artículo queremos ampliarlo a más variedades de fruta y verdura. Siempre es importante tener en cuenta la diferencia entre semillas híbridas, transgénicas y las de polinización abierta.

Recolección de semillas después de la cosecha

Cosechaste tus semillas de verano y llegó momento de almacenarlas para plantarlas de nuevo en la próxima temporada, pero es importante almacenarlas de manera adecuada. Sigue nuestra guía fácil para almacenar tus semillas y ahorrarás tiempo y dinero y te dará una mejor cosecha para el año que viene, con las mismas semillas.

Semillas de chile

Semillas de chile

Almacenamiento de semillas

El almacenamiento de semillas requiere temperaturas frías, baja humedad y poca luz. ¿Cuánto duran las semillas? Cada semilla es diferente, por lo que el tiempo exacto para almacenar las semillas variará, sin embargo, si se hace correctamente la mayoría te durará al menos una temporada. Si las guardas bien, te aseguras de tener una buena oferta de semillas de alta calidad para cada temporada.

Cosecha de semillas para su almacenamiento

Si estás recolectando y guardando semillas de tus propias plantas, separa las semillas en un periódico y dejalas secar al aire durante aproximadamente una semana. Escribe bien los nombres de semillas en el periódico para que no haya confusión.

Empaca las semillas secadas al aire en pequeños paquetes de papel o sobres y etiquétalos con el nombre de la planta y otra información pertinente (como el año). Recuerda, si quieres guardar tus propias semillas, tendrás que plantar variedades de polinización abierta. Las semillas de polinización abierta volverán a germinar al año siguiente; las semillas híbridas no.

Es importante la preparación de las semillas para el almacenamiento

Cómo preparar y almacenar tus semillas puede ser tan importante para su eventual viabilidad como la forma en que fueron crecidos. Las semillas deben ser cuidadosamente secadas y luego almacenadas en las condiciones adecuadas para darles las mejores posibilidades de germinar y producir plantas sanas cuando se plantan. Afortunadamente, todas las necesidades de las semillas se proporcionan fácilmente una vez que seamos conscientes de sus necesidades.

Collage de chiles y semillas

Algunas semillas son intolerantes a la desecación

Para fines de almacenamiento, básicamente existen dos tipos de semillas:

  1. Las semillas ‘tolerantes a la desecación’ y
  2. Las semillas ‘intolerantes a la desecación’.

La mayoría de las plantas de jardín con las que estamos familiarizados producen semillas tolerantes a la desecación, lo que significa que pueden secarse con seguridad para el almacenamiento a largo plazo. Las excepciones incluyen muchas plantas acuáticas, plantas de semilla grande y algunos árboles (como robles y castaños), muchos de los cuales producen semillas intolerantes a la desecación y morirán si las dejamos secar.

Preparación de semillas “intolerantes a la desecación” para almacenamiento

Las semillas intolerantes a la desecación no entran en latencia después de la maduración. En su lugar, continúan la respiración y otros procesos fisiológicos. La continuación de la respiración después de la maduración hace que las semillas intolerantes a la desecación se deterioren rápidamente una vez que hayan madurado, por lo que deben ser plantadas aún frescas. Las semillas intolerantes a la desecación pierden parcial o totalmente la viabilidad si se les deja secar y por lo general morirán durante el secado.

Dado que las semillas intolerantes a la desecación deben ser almacenadas húmedas, sólo pueden mantenerse durante cortos períodos de tiempo antes de que comiencen a sucumbir a las pudriciones fúngicas o bacterianas, o se queden sin reservas de alimentos almacenados debido a la respiración continua.

Algunas semillas (como las de los cítricos) se encuentran al límite de la intolerancia a la desecación. Éstas se pueden secar y almacenar por algún tiempo, pero pierden viabilidad rápidamente y germinan lentamente una vez que hayan pasado por el proceso del secado. Las tasas de germinación disminuyen y la baja viabilidad hace que las semillas que están al límite de intolerancia a la desecación sean susceptibles a daños microbianos durante la germinación. Por esta razón, estas semillas también germinan mejor si se plantan con semillas frescas.

Almacenamiento a corto plazo de semillas intolerantes a la desecación

Las semillas intolerantes a la desecación pueden almacenarse durante un corto período de tiempo -a veces durante varios meses- si se mantienen húmedas y frías (¡siempre evita congelarlas!). La humedad permite que las semillas continúen la respiración, mientras que las temperaturas frías inhiben la actividad fúngica y bacteriana para que no se pudran durante el almacenamiento.

Para preparar las semillas intolerantes a la desecación para el almacenamiento, colócalas en un recipiente lleno de turba húmeda de musgo, arena o toallas de papel para evitar que se sequen. Asegúrate de que el recipiente admita una pequeña cantidad de aire (deja la tapa suelta o crea algunos agujeros), ya que las semillas intolerantes a la desecación seguirán respirando y se asfixiarán si se guardan en recipientes herméticamente cerrados. Guárdalas en la heladera. No dejes que las semillas se congelen o se sequen. Plántalas tan pronto como sea posible, o comenzarán a generar moho o podredumbre debido a su alto contenido de humedad.

Cómo almacenar semillas tolerantes a la desecación

El almacenamiento exitoso de semillas con tolerancia a la desecación comienza con buena semilla; No vale la pena almacenar una semilla que no es viable o que es de mala calidad. Siempre compra tus plantas o semillas primarias de un vivero o proveedor de renombre.

No guardes la semilla de plantas híbridas, ya que son inferiores a los padres y pueden no ser verdaderas a partir de la semilla de la próxima generación. Aprender a almacenar semillas te ayudará a ser un jardinero sostenible. El primer consejo es en la cosecha. Selecciona frutas maduras saludables y vegetales de los cuales recoger semillas. Recoge las vainas de semillas cuando estén maduras y secas, pero justo antes de que se abran solos.

Etiquetas de semillas de chiles

Etiquetas de semillas de chiles

Seca completamente las semillas antes de empaquetarlas. Cuanto más secas sean las semillas, más tiempo se podrán almacenar. Almacenar las semillas que con una humedad de menos del 8 por ciento proporciona el almacenamiento de semillas óptimo a largo plazo. No recomendaríamos secarlas en el horno, ya que existe una probabilidad muy grande de matarlas por un calor demasiado alto.

Mantiene las semillas en un recipiente cerrado, como un tupper sellado. Coloca arroz seco en la parte inferior del recipiente y pon el frasco en la heladera (no en el freezer, porque si quedó algo de humedad, se morirán las semillas). Es importante etiquetar claramente el contenido de cada frasco, junto con la fecha. Para las semillas que se almacenarán sólo durante una temporada, hay que colocar el recipiente en un lugar fresco y oscuro.

Plantas nuevas de semillas guardadas

Plantas nuevas de semillas guardadas

¿Cuánto duran las semillas almacenadas?

Las semillas correctamente almacenadas durarán hasta un año. Algunas semillas pueden durar de tres a cuatro años. Acá ofrecemos una tabla general con las variedades de semillas más comunes y su tiempo de guardado:

4 años Más de 2-3 años Menos de 2 años
Espárrago
Frijoles
Brócoli
Zanahorias
Apio
Puerro
Porotos
Espinaca
remolacha
Acelga
El grupo de la col
Pepino
Rábano
Berenjena
Lechuga
Tomate
Maíz
Cebolla
Perejil
Cilantro
Chiles

Siempre es mejor usar las semillas lo más rápido posible para una germinación y un crecimiento más rápidos.

Humedad del aire

Las semillas se pueden mantener en un lugar fresco y seco. Las oscilaciones rápidas de temperatura y la humedad del aire son perjudiciales para las semillas desecadas. La mejor solución para conservar tus semillas es colocarlas en un recipiente de plástico hermético y mantenerlas en la oscuridad.

Las semillas son organismos vivos. Durante la preservación, están en un estado de descanso. Tan pronto como una semilla entre en contacto con la humedad, todas las sustancias nutricionales que contiene se liberan y desencadenan el proceso de germinación.

En caso de un período de conservación más largo para las semillas, la humedad del aire nunca debe exceder el 9%. Si el envase permanece sellado, el factor de humedad es, por supuesto, irrelevante. En cualquier caso, hay que mantener las semillas en un lugar fresco y seco.

Como mantener secas las semillas

Para mantener secas las semillas, envuelva dos cucharadas de leche en polvo en cuatro capas de tejido facial, luego coloque el paquete de leche dentro del recipiente de almacenamiento con los paquetes de semillas. También puede agregar un paquete de gel de sílice con las semillas. Reemplazar cada seis meses.

Así que trate de mantener los paquetes de semillas en bolsas de plástico de almacenamiento de alimentos, cajas de plástico de película, frascos de masón con tapas apretadas, o recipientes de vidrio con tapas selladas. Una vez que haya conseguido su recipiente de almacenamiento, piense en seco y fresco, sin importar dónde almacene la semilla. La humedad y el calor acortan la vida útil de una semilla, por lo que el refrigerador es generalmente el mejor lugar para almacenar semillas, pero mantenga los contenedores de almacenamiento de semillas lejos de la sección del congelador de su refrigerador.

(texto continúa después de la imagen)

Bóveda global de semillas de Svalbard

Bóveda global de semillas de Svalbard

Temperatura

El mejor lugar para guardar sus semillas es un refrigerador o un congelador. Si mantiene sus semillas en un refrigerador, es mejor no sacarlas muy a menudo, para evitar oscilaciones de temperatura que podrían dañarlas. Cuando usted decide utilizar las semillas, lo mejor es aclimatarlas, mientras que todavía en su paquete, fuera de la nevera, para que puedan llegar fácilmente a temperatura ambiente.

Luz

La luz, como la humedad, es uno de los factores que desencadena la germinación de las semillas. Exponer las semillas lo menos posible a la luz directa ayuda a mantener óptimos poderes de germinación y duración de la semilla.

La importancia de fechar semillas

Almacene las semillas de cada año y date la fecha. Debido a que la mayoría de las semillas duran alrededor de tres años, sabrá de un vistazo qué contenedor de semillas podría haber pasado su apogeo cuando llegue la temporada de siembra.

Listo para plantar

Cuando estás listo para plantar tus semillas, retiras los contenedores de semillas de la heladera, dejándolos cerrados hasta que las semillas se calienten a temperatura ambiente. De lo contrario, la humedad en el aire se condensará en las semillas, haciendo que se agrupen.

Aceptar cualquier pérdida

Incluso si haces los pasos para almacenar tus semillas de manera organizada, metódica y cuidadosa, acepta el hecho de que algunas semillas no germinarán el año siguiente.